Seleccionar página

Según el concepto de Wikipedia: la zona de confort designa un estado mental en que el individuo permanece pasivo ante los sucesos que experimenta a lo largo de su vida, desarrollando una rutina sin sobresaltos ni riesgos, pero también sin incentivos.

Nosotros podríamos decir que se trata de una zona en la que controlas todo lo que ocurre a tu alrededor, donde no hay riesgo ni incertidumbre, donde simplemente tu imaginación encontró limites.

Suena genial ¿verdad? Pero no te dejes engañar. Esta zona es un espacio de refugio, es pura rutina y en ella todo forma parte de la cotidianidad, por lo que para desarrollarse es necesario salir. Allí se limita totalmente el crecimiento y la mejora continua, se encuentra uno de los peores males para tu vida o peor aun, para tu negocio… el conformismo.

Estar en la zona de confort destruye las iniciativas y motivaciones personales y esta es la razón por las que muchas empresas se pasan años sin crecer, pues están totalmente estancadas. Pero la culpa no es de la zona de confort, si no del empresario que se encuentra en esta zona y no identifica que está ahí y el daño que le hace.

Entendemos que los cambios son complejos, duros, a veces impredecibles, y en muchas ocasiones innecesarios. Y seria muy bueno conocer de antemano, herramientas que nos ayuden a desarrollar la técnica exacta y el diagnóstico preciso, que nos diera la certeza para saber con seguridad, si elegimos el camino correcto. Aun así, todavía tendríamos que lidiar con esas reglas no escritas del juego, que se llaman vicisitudes. El riesgo y la ambigüedad son parte del escenario empresarial. Los ejecutivos deben estar atentos y ser astutos. Deben saber cuándo proteger el estado actual de las cosas y cuándo abandonar su zona de confort.

¿Como salir de tu zona de Confort?

Para salir de la zona de confort, lo primero es delimitarla. Debes hacer una lista de todo lo que te provoca temor y establecer un plan para ir eliminando, uno a uno, esos miedos. Es recomendable, hacer lo mismo con los objetivos.

Es muy eficaz ir creando el hábito de abandonar la zona de confort cada día, es decir, intentar superar un desafío diario, por pequeño que este sea.

Resultará de gran ayuda también ampliar círculos. Es cierto que a menudo tratamos de juntarnos con personas afines a nosotros, pues bien, esta vez lo idóneo será encontrar individuos habituados a traspasar sus límites, aquellos que puedan inculcarnos esa visión aventurera y transgresora.

Y, sobre todo, no sucumbir ante la inercia de la vida. Si un esfuerzo trae su recompensa, no te acomodes y vaya por lo siguiente.

Estrategias 

Existen otras cosas que también pueden ayudar y ser muy efectivas. Puedes trazar estrategias, por ejemplo:

    • Lee un libro: compra un libro sobre algún tema actualizado que te ayude a hacer crecer tu negocio.
    • Identifica tu voz saboteadora: aprende a identificar a tu voz interior, experta en sabotear todos tus planes, esa que está dentro de ti y que se especializa en mantenerte en tu zona de confort y te convence de hacer lo fácil y cómodo.
    • Haz ejercicio diario: haz ejercicio diario al menos 30 minutos. El ejercicio te ayudará a mantenerte saludable, en forma y con la mente mas clara.
    • Rompe la rutina: Rompe la rutina haciendo las cosas diferentes, haz cambios que creas que son necesarios y hazlo ya. Al cambiar la rutina cambiarás tu vida y la de tu negocio.

Beneficios de abandonar tu Zona de Confort

Piensa que abandonar la zona de confort tiene otros muchos beneficios, te menciono solo tres:

    • Puedes descubrir talentos: si tú o tus trabajadores siempre hacen las mismas tareas, es obvio que con el tiempo acabarán dominándolas muy bien pero, ¿y si resulta que alguien en tu empresa es bueno en algo más? ¿Y si esa persona que se dedica a mantener la web, por ejemplo, resulta tener un don para el marketing de contenidos?
    • Evitas debilitar tu negocio: en el mundo en el que vivimos, no evolucionar significa estancarse, y a nivel empresarial no puedes permitírtelo. Las técnicas y herramientas que utilizas hoy (y conoces), mañana pueden estar totalmente obsoletas y, ¿quién contraría a alguien desfasado?
    • Motiva a tus trabajadores: explorar nuevos campos, probar las novedades más recientes, cambiar lo que no sirve a pesar de llevar años haciéndose… son ejemplos de cómo salir de la zona de confort que estimularán a tus empleados, lo que hará tu negocio mucho más productivo.

Todo lo que quieres en la vida está fuera de tu ZONA de CONFORT

Sabemos ya, que quienes viven y permanecen por mucho tiempo en la zona de confort están cómodos, o mejor dicho acostumbrados. Los que se mantienen ahí,  tienen miedo al qué dirán, el qué pasará si me equivoco, o si fracaso, y ven en la salida de la zona de confort el equivalente al fin del mundo o lo que se denomina zona de pánico. Lo que no saben es que, independientemente del resultado, cada paso fuera de la zona de confort es crecimiento, es aprendizaje.

Es por eso que como emprendedor de un nuevo negocio o inclusive para realizar cambios necesarios en uno ya consolidado, necesitas tomar decisiones para salir de la rutina pasiva, para ir agrandando las expectativas, buscando nuevos desafíos y poco a poco ir saliendo de esa zona en que tan a gusto te encuentras. De esta forma la zona de confort ira creciendo hasta alcanzar los objetivos que te has planteado, y entras de manera decidida a la zona de aprendizaje.

Esta zona de aprendizaje es ese lugar que es nuevo para nosotros, en el que nos sentimos un poco desprotegidos. Sabemos que hay cosas por descubrir, ahí sentimos incertidumbre, y nos vemos obligados a desarrollar nuevas herramientas y estadios de conocimiento para salir de esa incertidumbre. Es como el descubrimiento de un territorio nuevo.

Es posible que estés pensando que no es tan fácil cambiar, y nadie ha dicho que lo sea, pero es el principio para probar conseguir nuevos cambios. Tendrás que enfrentar en el ring a tus miedos y tus motivaciones, recordar esos valores que te enseñaron y hacerle frente a la lucha entre tu tensión emocional, que te pedirá permanecer en la zona de confort, y la tensión creativa, que impulsará tus ganas de cambio.

Salir de la zona de confort no significa perderte para siempre si no consigues lo que buscas, siempre puedes volver. No se trata de que te conviertas en un idealista, se trata de crecer y ser feliz, de ponerle fecha de caducidad a tu sueño para no eternizar el fin. Y si nunca llegas a donde planeaste, al menos lo habrás intentado y todo lo que hayas aprendido convertirá tu zona de confort en un lugar más amplio, nuevo y reformado.

Los líderes que asumen riesgos y entran en su zona de aprendizaje son aquellos que tienen éxito. Sólo sabiendo renunciar a lo seguro y familiar, se crean oportunidades y desarrollan nuevas capacidades. A medida que va haciendo esto, el líder amplía su influencia y adquiere las habilidades necesarias para asumir desafíos cada vez mayores.

Si no te atreves, nunca descubrirás todo tu potencial a menos que no salgas de tu zona de confort. Para crecer debes ponerte en un lugar donde se te exige más.

En esta, ZONA de APRENDIZAJE, es donde el liderazgo comienza y crece, donde se construye el éxito y se alcanzan los objetivos.